Noticias

 

 

VACUNA CONTRA EL CÁNCER CÉRVICO UTERINO, UNA OPCIÓN DE VIDA.

 

El cáncer de cuello uterino, que cada dos horas provoca la muerte de una mujer en México, podrá ser prevenido con una vacuna que actúa contra el Virus del Papiloma Humano (HPV), responsable de la mayoría de las lesiones cancerosas que afectan a la población femenina del país.


Aprobada por la Secretaría de Salud en México y la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), la vacuna es una opción para prevenir en el país el cáncer cérvico-uterino, el cáncer vaginal y vulvar, así como las lesiones precancerosas y verrugas genitales causadas por el HPV.


La vacuna "puede disminuir la incidencia del cáncer cérvico-uterino en un 70%", apuntó a su vez Carlos Aranda, jefe del servicio de Oncología del gubernamental Instituto Nacional de Perinatología de México.


Según datos de la Secretaría de Salud, cada año mueren más de 5.000 mexicanas a causa del cáncer de cuello uterino, padecimiento que en este país es la primer causa de muerte entre las mujeres.


Un cálculo aproximado de las autoridades sanitarias prevé evitar la muerte de 3.500 mexicanas al año, siempre y cuando se extienda el uso de la vacuna y ésta no sustituya el diagnóstico citológico, conocido como la prueba de Papanicolau.


La vacuna "no sustituye las citologías de diagnóstico como lo es la prueba de Papanicolau, las mujeres que reciben la vacuna contra el cáncer cérvico-uterino deben continuar con esta prueba como proceso de diagnóstico", añadió Aranda.


El laboratorio que comercializa la vacuna realizó previamente cuatro estudios masivos que demostraron un 100% de efectividad para prevenir los tipos 16 y 18 del Virus del Papiloma Humano, causantes del 70% del cáncer cérvico-uterino en el mundo.


El fármaco está recomendado para su utilización en niñas, mujeres adolescentes y mujeres jóvenes, e incluso en niños y hombres, responsables en la mayoría de los casos de la transmisión del Virus del Papiloma Humano.


El HPV, que se adquiere por contacto sexual, causa el crecimiento de células anormales en el cuello del útero.


Las primeras lesiones ocasionadas por este virus actualmente son combatidas con diversos métodos, entre ellos la "crioterapia" (congelación del área afectada), la "electrofulguración" (quema del tejido anormal), y el láser (cirugía con luz de alta intensidad).


Estos procedimientos eliminan temporalmente las lesiones que en esta fase se denominan "precancerosas".


En cambio, el uso de la vacuna contra el HPV "junto con las citologías vaginales (Papanicolau) tienen la posibilidad de reducir en gran medida la carga que el cáncer cérvico-uterino representa en México ahora y en nuestras generaciones futuras", comentó Abiel Mascareñas, infectólogo de la Asociación mexicana de Vacunología.


El HPV ha sido identificado como la causa del 99% de los cuadros de cáncer cérvico-uterino en el mundo. A nivel global, cada año se reportan 500.000 nuevos casos del padecimiento, sobre todo en países en desarrollo.