Noticias

 

Niveles elevados de colesterol en sangre (hipercolesterolemia).

 

El colesterol es una grasa que el cuerpo humano requiere para funcionar adecuadamente, se encuentra presente en la membrana o pared de todas las células del cuerpo.   Es transportado por el torrente sanguíneo a diferentes partes del cuerpo donde es utilizado para producir muchas de las hormonas, vitamina D y ácidos biliares que ayudan en la digestión.  El cuerpo humano solo requiere de una pequeña cantidad de colesterol para cumplir con estas necesidades.

  
Si una persona tiene demasiado colesterol en su sangre, el exceso del mismo pudiera llegar a depositarse en arterias, incluyendo las arterias coronarias (corazón), las carótidas que llevan sangra al cerebro y las arterias que suministran sangre a las piernas.


Estos depósitos de colesterol en las arterias, con el paso del tiempo son los responsables de la formación de placas que reducen el calibre de dichas arterias, disminuyendo el flujo de sangre que pasa por ellas y resultando en una disminución del suministro de oxígeno y nutrientes a el área del cuerpo a quien proveen.
La obstrucción de las arterias de las piernas causa claudicación, es decir, dolor al caminar.  La obstrucción de las arterias carótidas pueden causar un evento vascular cerebral, conocido como embolia; y la obstrucción de las arterias coronarias conduce a la angina (dolor de pecho) y al infarto coronario.


La enfermedad coronaria es causada por el colesterol y grasas depositadas en las paredes de las arterias que suministran de nutrientes y oxígeno al corazón.  Como cualquier otro musculo, el corazón requiere de un suministro constante de dicho oxígeno y nutrientes, los cuales son transportados en la sangre por medio de las arterias coronarias.  Una reducción en el calibre de las arterias coronarias disminuirá el aporte de los mismos hacia el musculo coronario (conocido como miocardio), causando angina.

 
Así mismo, estas placas de colesterol pudieran llegar a romperse resultando en la formación de un coagulo o trombo.  Este trombo pudiera obstruir por completo la arteria, deteniendo todo flujo de sangre que pasa por ella y dando como resultado un infarto coronario.  En este evento, las células del musculo del corazón (miocardio) mueren por falta de oxígeno y nutrientes.


Cabe destacar que existen muchos tipos de colesterol, entre los más nombrados están:

  • Colesterol total: Es la suma de todos los colesteroles.
  • Colesterol HDL (Lipoproteína de Alta Densidad):  También conocido como colesterol “bueno”.
  • Colesterol LDL (Lipoproteína de Baja Densidad):  También conocido como colesterol “malo”.

El termino médico para el colesterol elevado en sangre es conocido como hipercolesterolemia.  Existen varios factores que conllevan a esta condición, tales como factores hereditarios, dieta y estilo de vida.  Otros factores menos comunes que pueden alterar los niveles de colesterol en sangre, son enfermedades del hígado, tiroides y riñón.


Los niveles de colesterol se pueden obtener mediante un examen de colesterol en sangre, conocido como perfil de lípidos.  Se recomienda hacerse el primer examen de colesterol a la edad de 20 años.   Toda persona arriba de 35 años en hombres y 45 años en mujeres deberá hacer una revisión periódica de sus niveles de colesterol.


Los niveles ideales del perfil de lípidos en sangre son:

  • LDL: 70 a 130 mg/dL (los valores más bajos son mejores)
  • HDL: más de 50 mg/dL (los valores altos son mejores)
  • Colesterol total: menos de 200 mg/dL (los valores más bajos son mejores)
  • Triglicéridos: 10 a 150 mg/dL (los valores más bajos son mejores)

Tratamiento
Las medidas utilizadas para mejorar los niveles de colesterol y prevenir la enfermedad coronaria incluyen:

  • Dieta.  Reducir la ingesta de colesterol y grasas saturadas, así como incrementar el consumo de fibra dietética, carbohidratos complejos y grasas no saturadas.  Se recomienda una ingesta de grasas totales entre un 25 y 35% de la dieta diaria, grasas saturadas < 7% y grasas trans < 1%.  La ingesta de colesterol deberá ser limitada a <200 mgs/día.
  • Realizar ejercicio regularmente (previa evaluación médica), se recomienda iniciar con sesiones de 10 a 15 minutos de entrenamiento al día e ir incrementando en 5 minutos las sesiones de ejercicio cada 2 a 4 semanas.   Idealmente se recomienda realizar 30 minutos de ejercicio al día 5 días a la semana.
  • Control de peso, si existe sobrepeso u obesidad.
  • Controlar o eliminar otros factores de riesgo coronario tales como hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo.
  • Medicamentos.  En algunos pacientes, donde el riesgo coronario es elevado, se pudiera requerir del uso de medicamentos para el control del colesterol, tales como estatinas, fibratos, secuestradores de ácidos biliares, entre otros.

Si requiere más información sobre evaluación, estudios o tratamiento de los niveles de colesterol, pude hacerlo en la siguiente liga:

 http://www.dlgmedical.com/checkup.html